El Proceso de Sanación Espiritual. Experiméntalo paso a paso.

"Sacred Geometry," por Gill Rippingale


Somos una Unidad, ¿qué tal te suena esto?, le pregunto a mi cliente.
Es muy bonito, me contesta.
¿Puedes sentirlo? Evidentemente, si pudiera sentir la verdad de esta frase en toda su plenitud no estaría sentada ahí en frente pidiendo ayuda y alivio para su dolor.
Yo tampoco puedo sentirlo de un modo permanente, pero se puede experimentar con facilidad, con tan sólo llevar la atención a la conexión que existe entre cosas aparentemente separadas. Es algo muy reconfortante. ¿Quieres probarlo?
Gesto afirmativo. Pausa.
Observa tu respiración, una inhalación seguida de una exhalación. Observa el punto donde la inhalación acaba y comienza la exhalación, y donde ésta termina para que se inicie la inhalación. Exhalación e inhalación, ¿son dos cosas separadas o forman una unidad perfecta, en constante flujo? ¿Podría existir la una sin la otra? (Pausa) Sigue percibiendo este flujo un poco más.
Me siento mal, me dice. Esto es muy difícil.
¿Tú quieres sanar?, le digo.

Elliana Esquivel


Estamos convencidos de que cualquier dolencia, malestar o enfermedad, es el castigo que nos infligimos a nosotras mismas por alguna culpa interna, consciente o inconsciente, por percibirnos separadas y desconectas de nuestra verdadera naturaleza divina, y que todo proceso de sanación pasa por el reconocimiento y declaración de nuestra una inocencia esencial y la de todas las personas implicadas en nuestro proceso vital, así como de la perfecta unidad que reina en de toda la Creación.

Por supuesto que quiero sanar.
Pues dilo.
Quiero sanar.
¿Y por qué no sanas?
No sé cómo.
¿Puedes declarar eso también?
Quiero sanar y no sé cómo, necesito ayuda.


Elliana Esquivel


Basta esta simple declaración para que se abran los Cielos y el Corazón Humano y los Ángeles desciendan en tropel con toda su Luz y todo su Amor. EXPRESAR NUESTRA PROPIA IGNORANCIA, NUESTRO FERVIENTE DESEO DE SANAR Y PEDIR AYUDA. Esta es la primera e indispensable parte del proceso de sanación, la segunda es permanecer de forma estable en la apertura y en la escucha. Al que llama se le abre y al que pide se le da, pero si llamamos y salimos corriendo como hacen a veces los chicos en el timbre las casas a modo de broma, nos perdemos la maravillosa acogida, la perfecta respuesta que recibimos del mundo espiritual cuando pedimos ayuda. Debemos detenernos, parar la incesante cháchara mental, AQUIETARNOS Y SENTIR SERENAMENTE, ACOGER LA RESPUESTA y agradecer aquello que nos llegue. La respuesta llegará en forma de ideas creativas, desbloqueos físicos, mentales y emocionales, una sensación de paz, de sosiego, de perdón, como una dulzura fluyendo en las arterias de la Vida. El tercer paso es PROTEGER ESE CONOCIMIENTO QUE NOS LLEGA E IMPLEMENTAR LA VERDAD ESPIRITUAL EN NUESTRAS VIDAS, recordarnos constantemente lo que hemos visto con claridad en la sesión de sanación o en nuestras meditaciones, y transformar estas epifanías en acciones coherentes, efectivas y amorosamente humanas en nuestro día a día. Expresar la verdad del Espíritu en cada acción y en cada aspecto de nuestras vidas, en esto consiste la verdadera Sanación Espiritual.

Paso 1: Declarar la propia ignorancia, expresar nuestro deseo de sanar y pedir ayuda.
Paso 2: Aquietarnos, escuchar, recibir.
Paso 3: Proteger el mensaje y llevarlo al mundo, vivirlo. Esto es Sanar.

Si durante una meditación, una sesión de yoga, de sanación, o simplemente durante una baño relajante puedes llegar a sentirte completo, inocente, sostenido, hacerte consciente de que somos uno con el Cosmos, luego cuando salgas al mundo, debes proteger esa vibración, porque en algún momento aparecerán pensamientos, personas o situaciones que parezcan desmentir lo que has sentido con tanta claridad. Proteger el mensaje significa sentirlo en el cuerpo, tocar el cuerpo, especialmente los centros y puntos energéticos, mientras repetimos y sentimos lo que se nos haya revelado durante el trabajo de sanación. Podemos utilizar un mantra o una afirmación, que sostenga y declare nuestra verdad interior y nos haga recuperar y mantener viva la vibración más elevada que sentimos en los momentos de claridad y expansión amorosa. Si mantenemos esta frecuencia de forma constante y consistente, nuestras acciones se verán inspiradas e impregnadas del amor y la sabiduría del Espíritu y la sanación de nuestro cuerpo-mente y la mejora de nuestras relaciones y nuestras circunstancias vitales serán una consecuencia lógica del proceso.

Elliana Esquivel


Ahora, si quieres tener una experiencia de claridad y sanación, te animo a que vuelvas a leer este artículo desde el principio hasta que se formula la pregunta ¿Tú quieres sanar? Después de eso realiza los tres pasos de la Sanación Espiritual y observa cuál es tu experiencia. Te agradecemos mucho que compartas esto si te ha servido, que dejes tus comentarios, en el blog y en las redes y te deseamos que seas muy feliz.

Para concertar una cita o pedir información:

Rafael- 601 26 43 46

0